7 formas drásticas de ahorrar aquí y ahora

Hay determinados momentos en la vida en la que debemos preguntarnos si estamos gestionando nuestras finanzas de forma correcta: por ejemplo, cuando pensamos en empezar a ahorrar de verdad. Hay objetivos de ahorro a medio y largo plazo para los que necesitaremos una estrategia bien construida, pero también hay pequeñas emergencias para las que necesitamos un ‘plan de contingencia’.

El hecho de que exista una manera relativamente rápida de disponer de efectivo no significa que dejes de lado el propósito de equilibrar de manera más pausada tus gastos corrientes. Independiente del resultado de la campaña de “ahorro express”, tarde o temprano tendrás que revisar tus hábitos de consumo y discernir claramente entre las necesidades y los lujos.

Los 7 consejos que te entregamos a continuación actúan en dos direcciones: algunos servirán para que aumente el dinero en efectivo que manejas, mientras que otras decisiones servirán para reducir tus gastos. Sea como sea, si mientras dura este “plan de emergencia” utilizas Fintonic para gestionar tus cuentas, podrás comprobar en qué conceptos gastas más cada mes y te permitirá elaborar un presupuesto adaptado a tu situación real.

Vende tus cosas. Ante la necesidad de  conseguir dinero rápido, recopila todo lo que no uses ni necesites y véndelo. Puedes acudir a una feria, mercado de antigüedades, a una tienda de segunda mano o a una web especializada, como eBay o MercadoLibre: el objetivo es darle salida a todos esos objetos que sabes que no vas a utilizar. Puede ser un celular antiguo, ropa que ya no te pones, regalos que no te gustaron… Sé consciente de que el precio de venta siempre será inferior al que pagaste inicialmente por estos artículos, pero aun así casi siempre compensa.

Come en tu casa siempre que sea posible. Prepárate para un período sin pisar restaurantes ni bares. El hecho de cocinar todas tus comidas te resultará significativamente más barato que comprar precocinados o ir a ese nuevo local. Si realmente necesitas horrar dinero rápido, entonces hay que reducir gastos drásticamente. El ahorro que significará comer lo que has cocinado te sorprenderá, que los tupper  y las loncheras sean tus grandes aliados.

7 formas drásticas de ahorrar

Busca un compañero de casa. Si tu casa o departamento lo permite, arrienda una de tus habitaciones. Quizás pierdas algo de intimidad, pero un nuevo compañero, además de ayudar con las cuentas, puede aportar más dinero para tu presupuesto. Si el lugar donde vives no es tuyo, tendrás que hablarlo con el dueño para evitar problemas posteriores.

Busca un segundo trabajo. Convierte alguna afición o habilidad que tengas en una fuente extra de ingresos, al margen de tu trabajo. Si eres independiente, busca nuevos clientes, aunque sus encargos no multipliquen exponencialmente tu facturación. Esta estrategia además puede abrirte paso hacia nuevas oportunidades laborales. Un trabajo a tiempo parcial puede ser estresante, pero aumentará en gran medida tu capacidad de obtener ingresos en el corto plazo, aunque no sea una solución permanente.

Evalúa qué seguros tienes contratados y toma una decisión sobre ellos. ¿Estás pagando realmente lo que debes por tus coberturas de salud, auto, etc…? Compara precios, usando comparadores de seguros como comparaonline.cl o mejortrato.com,  y  paga sólo por lo que necesites y no tengas miedo de eliminar alguna de tus pólizas si lo consideras necesario.

Ataca frontalmente tus deudas: renegócialas. Una de las maneras más rápidas que existen de disponer de dinero, de ‘liberarlo’, pasa por aplazar las deudas, bajar sus tasas de interés o los plazos/cuotas que estás pagando. Obviamente no una solución definitiva, pero te permitirá manejar más efectivo casi instantáneamente. También puedes optar por realizar una transferencia de saldo entre tarjetas de crédito, si tienes varias. Elige la que te ofrezca mejores condiciones –menos intereses, más flexibilidad– y traspasa tu saldo a la cuenta a la que esté ligada.

Young sporty woman checking smart phone during workout. She is wearing a pink sweatshirt and black leggins. Sport and technology concepts.

No pagues por servicios que no uses. Por ejemplo, ¿cuántos de nosotros estamos inscritos en un gimnasio pero no vamos jamás? ¡Ha llegado el momento eliminar ese gasto mensual, y hacer running que además está muy de moda! Si estás pagando por una un pack de telefonía, cable e internet y apenas estás disfrutando sus contenidos, ya sabes qué hacer. Muchos de esos gastos ‘por costumbre’, casi como una tradición, debes eliminarlos, al menos durante un tiempo. Incluso aunque creas que no son tantos, todo suma cuando necesitas dinero. Si realmente echas de menos esos servicios que cortaste, no habrá problemas en volver a contratarlos en un par de meses.

Ahora que has tomado medidas drásticas para ahorrar, no olvides que para sanear completamente tus finanzas hay dos grandes decisiones que tomar: la primera, disminuir los gastos; la segunda, establecer un fondo de emergencias. No dejes que ningún imprevisto termine con todos tus esfuerzos por racionalizar tus gastos.

Para mantener ‘en forma’ tu presupuesto, Fintonic es de gran ayuda. Informa los usuarios sobre cuánto dinero disponen en cada momento y permite seguir la evolución de sus gastos desde donde quiera que estén con un par de clics.