Celebremos a los papás, ¡Feliz Día!

diadelpadre-chile

 

Siguiendo con la onda del día del padre, le preguntamos a nuestro equipo acerca de algunos de nuestros cercanos algunos de sus mejores recuerdos de infancia con papá. En este día tan especial, ¡siempre es lindo celebrar a nuestros papás y ponernos sentimentales!

 

En mi infancia, todos los veranos pasábamos dos semanas en la playa que significaban tiempo completo con mi papá en casa. Este tiempo se traducía en eternos baños de mar juntos y la completa sensación de seguridad. Si estaba con él no me podía pasar nada. , Además, nos contaba  sus historias de niño en la misma playa. Y por las tardes sagradamente salíamos de la casa con el único objetivo de comprar helados. Ahora mirando para atrás creo que probé todos los helados de palitos, consiguiendo varias veces el apreciado “vale otro”, que en su momento fueron creados para sorprender a los más chicos.

Angélica, 27 años

 

Mi papá siempre fue un gran entusiasta del deporte y me transmitió la importancia de practicarlo, no sólo porque fuera bueno para la salud o por lo satisfactorio de ganar una competencia, sino porque el deporte es una gran escuela de la perseverancia y el esfuerzo, virtudes que quedan para toda la vida y que hasta hoy agradezco enormemente me las haya inculcado mi papá.

Enrique, 41 años

 

Al pensar en anécdotas de cuando chica, se me ocurren más bien recuerdos, por ejemplo lo mucho que me gustaba subirme sobre la espalda de mi papá.  Yo veía a mi papa tan alto y me gustaba estar en brazos de él. Mis hermanos me cuentan que cuando yo era chica, y mi papa se agachaba para tomar alguna foto a la familia, yo salía corriendo hacia él,  porque pensaba que me iba a tomar en brazos.

Daniella, 33 años

 

Cuando tenía 5 años le pedí a mi mamá un traje de princesa. Ella junto con mi abuela me cosieron el vestido con mucho amor. Lo hicieron dorado, de manga globo, con distintas texturas y brillos. Me lo puse y me sentí importante. Pero cuando de verdad me sentí princesa, fue cuando mi papá les pidió a todos que bajaran al primer piso y luego, él y yo, bajamos la escalera tomados del brazo. No sé si había música, pero mi corazón latía a mil por hora. Hasta el día de hoy me acuerdo de ese minuto, no sé cómo lo hacia mi papá, pero con él yo siempre sentí que era la más importante de todo y todos, su princesa.

Magdalena, 38 años

Celebremos a los papás, ¡Feliz Día!

 

Mi papá me tenía convencido que nosotros éramos mejores amigos, y que yo era su mejor compañero. Él es médico, y los sábados iba a la clínica a ver a sus pacientes y dar algunos consejos. Y para mí, ese día era algo especial. Todos los sábados nos afeitábamos en el baño, yo a su lado parado en un piso (lo mío era una afeitadora sin filo) y con esfuerzo me sacaba la blanca  espuma de afeitar. Luego nos vestíamos de forma similar, con los “zapatos de clínica” y salíamos religiosamente a hacer nuestras visitas.

Martin, 41años

 

Mi papá es doctor y trabajaba mucho cuando yo era chica. Era raro que llegara antes de las 10:30 o 11:00 de la noche a la casa, y cuando llegaba yo siempre estaba durmiendo. Pero las mañanas con él eran lo mejor. Siempre me llevaba al colegio a mí y a mi hermana, y nos contaba historias entretenidas. Cuando nos bajábamos del auto, se despedía de nosotras y nos decía “always smile”. Hace pocos años, mi jefe en la oficina me preguntó, ¿por qué estás siempre contenta, sonriendo? Me reí sola y me acordé a mi papá. Seguro que eso me marcó para la vida.

Carolina, 36 años

 

Si hay algo que asocio con mi papa es mi gusto por la Fórmula 1. Tengo el recuerdo de los domingos temprano en la mañana, tipo 7:30 am viendo la F1 toda la familia en la cama de mis papas…todos apoyando a la Ferrari, que en esa época no andaba nada de bien.

Andrés, 40 años

 

Debo haber tenido cerca de 7 años cuando me dio por ser madre. Y eso significaba responsabilidades tiempo completo con mis muñecas, incluida la leche de la medianoche. Ese mismo fin de semana mis papas se arreglaban para salir a una fiesta, y yo le pedí a mi papá que a su regreso le diera la “papa a mi guagua”, así yo me quedaba durmiendo. Tengo el vago recuerdo de haber abierto un ojo y haber visto a mi papá sentado en mi cama, mamadera en una mano y muñeca en la otra. Suficiente para seguir durmiendo, confiada en que todo estaba bajo control. A la mañana siguiente, ahí estaba mi muñeca, en otra posición y con el pañal de los “chanchitos” sin doblar. Efectivamente, tal como yo le había pedido, mi papá había pasado por ahí.

Carmen, 29 años

 

kids acting like a superhero retro vintage instagram filter

 

Para nosotros nuestro papá siempre fue un auténtico superhéroe, siempre quisimos ser como él de chicos, ¡y eso es algo que no se olvida!

Ahora es tiempo de que le agradezcamos a papá por sus gestos, por habernos regalado tan lindos recuerdos y porque con su amor, siempre nos hizo sentirnos tan queridos. Que este Día del Padre sea una conmemoración de los mejores recuerdos de nuestra vida, una celebración a construir excelentes momentos con él y con nuestros hijos (actuales o futuros).

Y hoy preocúpate de regalonear con papá y con los que más quieres. Y hazlo con calma, buenas ideas y mucho amor… porque Fintonic, la app de finanzas personales, se encargará del resto.

¿Que piensas?