¿Eres de los que te tomas las vacaciones en invierno y te toca quedarte en la ciudad todo el verano?, o ¿quizás este año no pudiste tomar vacaciones por alguna razón? ¡No te preocupes! Pasar un verano en una ciudad no es malo y tampoco es una opción cara. Hay muchas actividades que puedes hacer sin tener que gastar demasiado.

Los veranos en una ciudad pueden ser muy entretenidos si sabes cómo moverte. Para empezar, Si hablamos de Santiago, la capital, ésta se vacía en verano. La mayoría de los habitantes de esta ciudad, se suelen ir de vacaciones en busca de playa y descanso. Esto favorece que sea más fácil comer en ciertos lugares, estacionarse más fácilmente en la calle, entre otras ventajas. ¡Aprovecha y pasa un verano muy bueno en la ciudad!

Aunque no te vayas a ir de vacaciones fuera de tu ciudad, Fintonic puede ser tu aliada este verano, destinando un presupuesto para las distintas actividades que puedes realizar y lugares a conocer. Dependiendo de este presupuesto podrás disfrutar de unas actividades u otras.  Fintonic ha elaborado una lista con las más baratas, no menos entretenidas, así que a tomar nota.

Museos.

El Museo de Bellas Artes, por ejemplo, ofrece talleres de verano en el área de Mediación y Educación para niños y jóvenes  El Museo de Artes Decorativas también ofrece talleres gratuitos para las familias durante el verano.  Eso en Santiago. En otras grandes ciudades de Chile, como Concepción o Valparaíso los museos aprovechan la afluencia de turistas en verano para destacar sus mejores exposiciones. Así es que si eres de una de esas ciudades quizás no te conviene moverte en vacaciones.

Picnic.

No tienes por qué irte a la playa o al campo para organizar un día de picnic. En algún parque de tu ciudad, puedes llevar una manta grande y ponerla en el pasto. En un cooler o en una bolsa térmica lleva bebidas frías, y algo de comer sencillo y fresco, como una ensalada, unos quesos, pan, paté, etc. no olvides los platos y cubiertos.

Cine de verano.

Una buena película, una buena temperatura y la posibilidad de llevar tu propia bebida y comida. Los cines bajo las estrellas en verano son una opción súper buena para hacer en esta época y algo único, ya que el resto del año esta actividad no existe. En Santiago, en enero se realiza el Festival de Cine Wikén donde tienes varias opciones de descuento. También el Festival de cine Las Condes en el Parque Araucano. En el casino de Viña del Mar también se expondrán películas durante enero en el marco de las actividades de cine de la Municipalidad. Y si eres del norte, ya debes tener presente el Festival de Cine Alto Hospicio en Iquique durante el verano.

Utiliza la bici.

Desde ir al trabajo en bici durante el verano hasta darte una vuelta por toda la ciudad al anochecer. Al haber menos autos disfrutarás mucho más y será menos peligroso. Puedes organizar también una subida a uno de los cerros más cercanos para disfrutar un día de la naturaleza pedaleando.

Haz un tour fotográfico.

Organiza tú mismo, con tus amigos o tu pareja una ruta por los lugares más destacados de tu ciudad y saca fotos. El sol del verano facilitará que las fotos salgan mucho más bonitas y nítidas, la poca gente permitirá que sean fotos más especiales, además de tener  la oportunidad de conocer los edificios y monumentos más destacados de tu ciudad. Puedes hacer, incluso, una especie de gymcana en la que tengas que hacer un número determinado de fotos en diferentes lugares, o con características distintas y luego terminar tomando algo en algún buen lugar para ustedes o en una terracita cuando baje el calor.

Haz turismo.

Sí, en tu ciudad. Conoce tu ciudad ya que cuando te vas conoces las demás. Hay muchos tours guiados muy baratos o, incluso gratuitos. Hay muchas empresas que se dedican a ello y se encargan de mostrar lugares emblemáticos y destacados de una ciudad, a cambio de la voluntad. Lo que cada uno quiera dar  o considere que se merece.

Lee.

Disfruta de un buen libro al aire libre tomándote algo refrescante. Anda a un banco en el que haya sombra y no pierdas la oportunidad de dejarte llevar por una buena lectura.

Haz tus propios helados.

Con jugos naturales, congélalos y refréscate de una manera muy saludable.

Experimenta todo tipo de ensaladas.

Puedes organizar un concurso de ensaladas en tu casa. En verano lo que más nos gusta son comidas fresquitas, como las ensaladas, y hay miles de opciones que preparar: de pasta, de legumbres, de verduras, con carne, con pescado… ¡A ver cuál gana!

Disfruta de terrazas.

Es la época de las terrazas. Toma algo con tus amigos, o con tu pareja de vez en cuando. Si hay algún conocido que viva en el último piso de un edificio no dejes de ir una noche estrellada.

Visita un parque acuático.

Si no vas en verano, ¿cuándo irás? No dejes la oportunidad de tirarte por toboganes y caer en piscinas enormes. Hay muchos descuentos para que te ahorres dinero y es un día diferente, especial y ¡refrescante!

Aprovecha las rebajas.

En verano las grandes tiendas sacan los mejores descuentos y no están tan concurridas como en otras épocas. Aprovecha para comprarte lo que quieras (y comprueba que puedes con tu app de Fintonic).

Disfruta de un atardecer.

Los atardeceres en verano son increíbles. Busca un lugar especial para disfrutar de alguno de ellos en compañía de quien quieras.

Realiza algún curso.

Normalmente en verano hay menos trabajo y tendrás más tiempo para hacer ese curso de maquillaje que hace tanto que querías, o ese de computación o idiomas que estás deseando y que te va a ser muy útil.

No son pocas las opciones que tienes, ¿verdad? Como ves, no es necesario irse a la playa para hacer planes. En una ciudad también es verano y se puede disfrutar de ella sin gastar mucho, así que ¡a pasarlo bien!