Cómo disfrutar, sin mareos, en un parque de diversiones

Cómo disfrutar, sin mareos, en un parque de diversiones

Estos feriados de invierno, todos pensamos en desconectar y aprovechar el tiempo libre con los amigos o sobre todo con la familia, ya sea tomando unas cervezas o haciendo algo especial, yendo al cine o incluso liberar algo de adrenalina visitando un parque de diversiones. Pero cada plan que escojas tiene un precio, que puede ser más alto o más bajo dependiendo de la actividad que elijas.

Los hábitos de consumo de los chilenos han cambiado radicalmente en los últimos 30 años y prueba de ello es que la última actualización de la canasta del IPC incluyó 16 nuevos productos como vodka, snacks, endulzantes, gastos en gimnasio, posgrados y cursos de formación complementaria.

Como estamos en vacaciones, y los pequeños de la casa están con ganas de todo, qué mejor que hacer una escapada a un parque de diversiones o el zoológico: el plan estrella por estas épocas. De hecho, solo por Fantasilandia, el parque de atracciones de Santiago, pasaron más de 1 millón de personas el año pasado, cifra similar a las visitas al Zoológico Metropolitano, y un poco más que el Safari de Rancagua o el Zoológico de Buin.

Cómo disfrutar, sin mareos, en un parque de diversiones

Hoy en día, además de atracciones y animales, los parques tienen un hilo conductor, una temática, por lo que muchos de ellos se han convertido en parques temáticos. Hay una decoración acorde a la temática, los restaurantes del lugar también están ambientados, y se han empezado a realizar espectáculos relacionados con el tema principal. El perfil de visitante de cada uno de estos parques es heterogéneo, sin embargo, los grupos más comunes son los matrimonios con niños menores de 18 años y los solteros viviendo en casa de los padres.

Todo tiene un precio

A los niños y adolescentes les suele gustar mucho pasar un día en un parque de diversiones. Sin embargo, los precios a veces son elevados, y suponen un desembolso importante para la economía familiar. La entrada al parque Fantasilandia de Santiago, por ejemplo, cuesta poco menos de $13 mil pesos la entrada de adulto y poco menos de $7 mil pesos la de niño. $12 mil pesos es el precio de los que miden más de 90 cm si quieren entrar al Parque Safari de Rancagua y hacer el safari herbívoro y el de los leones.

Fuera de Chile, los parques son más caros. Si quieres ir con tus hijos a Disney World en Orlando, Florida, por ejemplo, te costará cerca de $60 mil pesos por persona, lo que bajará si es un niño, o vas en temporada baja, media o alta. Lo más recomendable es comprar tickets por varios días, así ahorras mucho dinero en el gasto promedio diario.

Cómo disfrutar, sin mareos, en un parque de diversiones

¡Me dan ganas de divertirme! Pero no quiero convertir a mi cuenta corriente en una montaña rusa…

Haciendo cálculos; el gasto de las entradas, además del transporte, comer allí, la bebida… deja a tu billetera en extremo peligro. En resumen, está claro que visitar un parque puede ser un duro golpe para tu cartera, casi tanto como subirte a un auto de choque con tu hijo de 4 años al volante. Pero ¡tranquil@! Fintonic ha recopilado los mejores consejos para que el impacto lo reduzcas al máximo posible. ¡Atent@, que el vagón ya sale!

Establece un presupuesto. Como siempre te aconseja tu app de Fintonic, ponte una cantidad máxima de gasto; lo podrás hacer en cualquier momento y en un par de clics desde su app móvil. Si ya te has fijado dicho límite, será más fácil ignorar las tan irresistibles tentaciones como son los recuerdos de la cara que pusiste en la caída libre, las cabritas, los recuerdos o refrescos.

Online. Si vas a ir a un parque de diversiones de forma puntual o al cine, lo mejor es que compres las entradas por adelantado y a través de la web. Los precios en algunos casos son más baratos si se compran en la web del propio parque. Un verdadero ahorro, sobre todo si sumamos las entradas de toda la familia o grupo de amigos.

Descuentos y cupones. Los parques temáticos y de atracciones suelen poner en marcha estrategias de marketing en las que ofrecen cupones con descuentos en las entradas. En las etiquetas de Coca-Cola, en el periódico, en Groupon etc. se pueden encontrar estos cupones. Aprovéchalos y ahorra un importante monto en las entradas.

Cómo disfrutar, sin mareos, en un parque de diversiones

Lleva tu propia comida. Los restaurantes que hay en los parques de atracciones ofrecen comida basura y a precios elevados. Si quieres ahorrarte este dinero, lleva tu propio picnic. De igual manera, lleva bebida fresca para todo el día, te ahorrarás tener que comprarla allí.

No compres en las tiendas de recuerdos y merchandising. Los artículos que se venden en las tiendas del interior de los parques los puedes encontrar en jugueterías o grandes almacenes a un precio infinitamente menor.

Si quieres empezar a disfrutar y soltar toda la adrenalina en los parques de atracciones pero sin dejar tus cuentas a cero, ya sabes, haz caso de los consejos de Fintonic y ¡diviértete!

¿Que piensas?