“Kakebo”: el truco japonés para ahorrar

Método de ahorro japonés

La mayoría de chilenos siguen sin lograr ahorrar a final de año. Un estudio de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras señaló que la tasa de ahorro de los hogares en Chile reportada por la OCDE (8,9%) es significativamente menor que el promedio de la tasa de ahorro del resto de los países de la organización. Como desde Fintonic queremos que esta cifra aumente entre los chilenos es necesario tener un plan alternativo, un método de ahorro que te haga tener una rutina eficaz. Si tú también quieres ahorrar, toma nota de los consejos que te daremos.

Para qué ahorran los chilenos

La mayoría de los chilenos quieren ahorrar para poder viajar, pagar su educación o la de sus hijos y tener un colchón para enfrentar posibles imprevistos. Lo más recomendable para cubrir todas estas necesidades es destinar la mitad del sueldo a las necesidades básicas: transporte, comida, cuentas etc. El 30% del sueldo debe ir destinado a los gustos personales: ocio, cultura, compras. Y, por último, el 20% debería ir destinado al ahorro. Esto es lo que se conoce como la regla 50/20/30.

Si estás pensando en comenzar a ahorrar, probablemente lo hagas con un viaje en mente. También quizás lo hagas para educación. O puedes ser de los que ahorran para su jubilación, tendencia que va en alta dadas las bajas pensiones que están recibiendo los chilenos.

Ahorrar paso a paso: consejos y trucos

Para controlar tu economía es necesario saber dónde, cuándo y cuánto dinero estás gastando. La falta de control sobre uno mismo es una de las causas para que se dispare el consumo. Aprender a controlar tus gastos te ayudará a ahorrar. Desde Fintonic siempre recordamos lo importante que es tener toda la información que puedas sobre tus finanzas para gozar de una buena salud financiera.

  • No importa cuánto dinero empieces a ahorrar, lo importante es empezar. Una buena manera de partir es crear un plan de ahorro. Así, luego se transformará en un hábito, como una deuda que debes pagar todos los meses. El dinero que decidas ingresar en esta cuenta será totalmente opcional. No te recomendamos ahorrar en la misma cuenta con la que pagamos otros gastos porque, al final, terminarás usando el dinero “ahorrado”.

 

  • Separar entre antojos y necesidades es un buen método para saber dónde se va tu dinero. Saber si estás gastando en algo necesario o en un gustito es clave para controlar los gastos. Esto no significa que no podamos darnos un gusto de vez en cuando, pero siempre sabiendo el dinero con el que se cuenta para eso.

 

  • Fijar metas de ahorro realistas es necesario para llegar a la meta. Según los expertos, esta cantidad debe ser un 10% de tus ingresos. Es mucho mejor conseguir un hábito de ahorro que tratar de ahorrar una suma grande. Todo suma.

 

  • Poner por escrito los gastos o utilizar aplicaciones de ahorro de dinero es una buena forma de ahorrar un dinero extra a final de mes. Existen aplicaciones como Fintonic que nos ayudan a llevar un control exhaustivo de nuestros gastos. Podemos agruparlos por categorías y nos avisa cuando recibimos un pago o un cobro. Todo esto ayuda a tener controladas tus cuentas y poder ver en todo momento dónde se destina cada peso.

 

Los japoneses, los que más ahorran: método Kakebo

Ya sea por la cultura o porque simplemente están mucho más acostumbrados, los japoneses tienen un mayor control de sus finanzas. Saben perfectamente a dónde van sus gastos y cuentan con una increíble tradición de fórmulas para controlarlos.

En un inicio repartían el sueldo en sobres según los gastos que iban a tener y así no se salían de los márgenes fijados. Sin embargo, con el paso de los años, han ido mejorando sus técnicas y han creado un método que destaca sobre todos los demás. Este método recibe el nombre de “Kakebo” y su traducción literal es “libro de cuentas para la economía doméstica”. Un método muy sencillo y con el que tendrás controlados todos y cada uno de tus gastos.

Si lo empiezas a usar conseguirás entender mucho mejor tus finanzas y tener un mayor control sobre ellas. La idea es tener una agenda en la que ir apuntando los gastos diarios. Estos gastos debes tenerlos separados por categorías: gastos fijos (comida, transporte), ocio (restaurantes, compras, cigarros), cultura (libros, música) y extra (regalos, arreglos).

Cuando termina el mes debes sumar todos los gastos y hacer un pequeño análisis que se basa en cuatro preguntas:

  • ¿Cuánto dinero tienes?
  • ¿Cuánto te gustaría ahorrar?
  • ¿Cuánto estás gastando?
  • ¿Qué gastos quitarías el mes que viene?

De esta forma averiguas dónde estás gastando más y cómo cambiar tu situación. Además, según una periodista del Daily Mail, este método puede ayudarte a ahorrar hasta un 35% de tu sueldo. El hecho de ver los gastos escritos hace que tus objetivos sean mucho más claros y tengas un mayor conocimiento sobre lo que gastas.

El objetivo de este método no es sólo que consigas ahorrar dinero a final de mes, sino que entiendas tus finanzas y crees nuevos hábitos de consumo. Y si eres de los que les da flojera este método, lo único que tienes que hacer es descargarte la app de Fintonic y dejar que nosotros lo hagamos por ti. ¿Qué estás esperando para ahorrar? 

¿Que piensas?