Por qué las marcas propias están arrasando

Tiempo estimado: 5 minutos

marcas propias

En el año 1975, la cadena inglesa de supermercados Sainsburys comienza a ofrecer alimentos de consumo frecuente en envases simples característicos por su color blanco, como una alternativa para sus consumidores sensibles al precio. Así marcaron el origen de las “marcas blancas”, hoy también conocidas como “ marcas propias ”, que se caracterizan por ser vendidas únicamente en la tiendas de la cadena a la que pertenecen.

 “El 78% de los Chilenos están satifechos con la calidad del las marcas propias”

 

En Estados Unidos hay también una gran aceptación y percepción de calidad de los productos de marcas propias, y es probable que el mercado chileno siga este rumbo si se considera que el 57% de los chilenos encuestados reconoce haber aumentado su consumo en el último año o que podría hacerlo en el futuro. Además, en nuestro país un 78% considera que estas marcas propias entregan un gran valor en relación a su precio, esto según estudio de Ceret de la Universidad de Chile sobre marcas propias. Es importante el ahorro que supone utilizar estas marcas, igual que el uso de apps como Fintonic para conocer en todo momento la diferencia de gastos de un mes a otro en las compras que realizamos

 

Qué es una marca propia

Las marcas propias son las marcas propias de las cadenas de distribución, especialmente hipermercados y supermercados, aunque también de empresas de otros sectores. En Chile hay marcas propias de supermercado, multitiendas, farmacias y grandes tiendas, siempre en el retail.  Es el caso de las tiendas por departamentos es donde se encuentra la mayor cantidad de marcas propias, las que se focalizan principalmente en la categoría vestuario y casa, con un promedio 11 por cada tienda considerada. Algunas de ellas presentes en la categoría vestuario son Newport, Sybilla, y Basement de Falabella; Geeps, Topsis y Rolly Go de Hites; About, Suburbia, y MUV de Johnson’s; Alaniz, Chess, Icono, y Zibel de París; además de Marítimo, Rescue, Marquis, e Index de Ripley.

marcas propias

En los supermercados también hay marcas propias, las que en algunos casos también se segmentan por calidad y público objetivo. Los supermercados Líder, por ejemplo, tienen ACuenta, Líder, ParentsChoice, Great Value, por nombrar algunas, y todas apuntan a segmentos distintos. En general, en Chile hay una positiva percepción de calidad de los productos de marcas propias, ya que un 65% cree que estos productos tienen la misma calidad que las marcas tradicionales, y un 38% cree que algunos productos tienen una calidad incluso superior, esto coincide con un estudio de Nielsen Company el año 2011 en Estados Unidos.

 

Las ventajas e inconvenientes de las marcas blancas

Las marcas propias o blancas han irrumpido fuerte en el mercado gracias a su relación calidad-precio. Por este motivo, las marcas blancas se están posicionando como una de las opciones preferidas a la hora de comprar. La búsqueda del más por menos es algo común en el ser humano. Pero el precio no es el único factor determinante y característico de las marcas propias. Los consumidores valoran la variedad de productos y la posibilidad de pagar menos por recibir lo mismo, es decir, poder escoger entre más artículos con diferentes precios. El ahorro es otra de las razones por las que se consumen marcas propias, por lo que conseguir productos con buena relación calidad – precio pero pagando menos, es una ventaja fundamental.

Por lo tanto, entre las ventajas de las marcas propias encontramos sus precios competitivos, la ayuda al ahorro, la variedad de productos, la comodidad y la relación calidad-precio. Pero, ¿y los inconvenientes?, ¿existe algún “contra” en las marcas propias?

 

“Un inconveniente de las marcas propias en la falta de originalidad o de novedad”

 

Dependiendo de la calidad o público al que apunte la marca propia hay diferencias, cada una de estas marcas o líneas tiene un símil de calidad dentro de las marcas conocidas, por ende una tostadora eléctrica de pan o una plancha de una marca propia sencilla no es igual a una de tope de línea.

Otra de las desventajas es la falta de originalidad. Las empresas de distribución se fijan en los productos de marca que más éxito tienen en el mercado y crean sus propios productos basándose en sus fórmulas, ingredientes y packaging. En este sentido, nos costará encontrar productos originales y novedosos dentro del sector de la marca blanca o propia.

 

Las marcas blancas en el sector de la moda

Ya adelantábamos que las marcas blancas también se extienden al terreno de la moda. Es posible que hayas oído hablar más de marcas low cost en el sector, ya que es el nombre que se utiliza. Actualmente hay una proliferación de marcas low cost en el mercado como son Zara, Mango, H&M y Forever21. Estas empresas ofrecen prendas de vestir a precios muy competitivos, asegurando el ahorro en el carro de la compra.

 

“El 65% de los chilenos piensa que la marca propia tiene la misma calidad que una tradicional”

 

El nivel de calidad varía en función de la firma. Existen prendas diseñadas para usos concretos o para ponerse un cierto número de veces. Es decir, algunas no son prendas duraderas. Pero hoy por hoy lo que prima es el ahorro, por lo que se tiende a buscar un precio más barato que una prenda resistente o duradera. Tanto es así que Inditex, la compañía textil más grande del mundo y dueña de Zara, entre otras marcas, registró ventas por valor de 20.900 millones de euros durante el 2015. Este tipo de empresas se rigen por los parámetros de moda, diseño y tendencias. Además, ofrecen artículos  para todo tipo de generaciones.

Pero dentro de estas empresas podemos encontrar otro tipo de productos. Nos estamos refiriendo a los productos de belleza, maquillaje y perfumes. Cada una de las cadenas ha elaborado artículos propios dentro de estos sectores. Es decir, en una misma tienda podemos comprar tanto camisetas y pantalones como maquillaje y cremas, todo ello a precios económicos. Esto se suma a la comodidad de encontrar todo lo que necesitamos en un mismo establecimiento. De esta forma, las marcas low cost están cada vez más compitiendo contra las grandes firmas.

 

Las marcas propias en el sector de las tecnologías

marcas propias

 

Las marcas blancas también han llegado al terreno de las nuevas tecnologías. Estábamos acostumbrados a ver productos de las grandes firmas como, Samsung, BQ o Mac. Pero las compañías telefónicas han querido ampliar su ratio de ventas fabricando sus propios productos de marca blanca.

Vodafone y Orange ya tienen terminales a la venta en el mercado. Vodafone, ha diseñado el Smart Platinum 7, un Smartphone fabricado por Alcatel. Tiene una pantalla Amoled de 5,5 pulgadas, un procesador de 8 núcleos, una memoria RAM de 3GB y sensor de huellas dactilares. Es un teléfono muy similar al Moto G4 Plus de Motorola, con unas características muy similares. La diferencia entre ambos se encuentra en el precio. El Smart Platinum 7 cuesta 395 euros, pero en el precio se incluye la conexión a Internet, las tarifas del propio móvil y del teléfono fijo y la fibra. Además de este, Vodafone tiene a la venta el Smart Speed 6, Smart Prime 7 y el Smart Ultra 7. Todos ellos son 4G, con pantallas de gran tamaño, aunque sus modelos son muchos más modestos.

Y, ¿qué ocurre con Orange? Esta empresa del sector de la tecnología fue la primera firma en lanzar un terminal de marca propia en el año 2009. Su primer teléfono fue denominado Orange Yumo, con 4G y fabricado por la firma Huawei.

 

“La clave de las marcas propias es su relación calidad-precio”

 

El objetivo de estas empresas es hacerse un hueco en el mercado tecnológico y competir con las grandes firmas. Su mayor baza es el aspecto económico. Son terminales con buenas prestaciones y a bajos precios.

Las marcas propias han llegado para quedarse. Surgieron en el sector de la alimentación, pero poco a poco han conseguido cautivar a los consumidores también en el sector de la moda, la cosmética o la tecnología. La tendencia al alza es buscar productos más asequibles, con el objetivo de ahorrar a final de mes. Poder hacer frente a los gastos fijos y comprar los productos necesarios al precio más bajo posible. Herramientas que funcionan como un asesor financiero personalizado, como la app de Fintonic, son el complemento perfecto para los consumidores de hoy en día, que buscamos el máximo rendimiento a nuestros ingresos y la posibilidad de vivir bien, ahorrando. ¿Y tú, con cual te quedas, la propia o la de marca?

¿Que piensas?