¿Es mejor pedir un crédito o usar la tarjeta?

tarjeta-credito

Llegas a final de mes y no tienes dinero ni para ir al supermercado. Tienes dos opciones: pagas con tarjeta de crédito para que te lo carguen el mes siguiente, o pides un crédito para poder salir de esta urgencia financiera e ir enfrentando los últimos gastos del mes poco a poco.

Puede haber estado en esta situación y no saber cuál de las dos es mejor opción. Para salir de las dudas, vamos a analizar cómo funciona cada una de ellas, y según el perfil  que tengas, podrás decidir por una u otra.

Cómo funcionan las tarjetas de crédito: ventajas y desventajas

Las tarjetas de crédito son mini – depósitos que tienes con el banco. Es decir, tienes un dinero que puedes gastar, sin que lo tengas necesariamente en tu cuenta. Durante un periodo de tiempo (generalmente un mes), se van acumulando las operaciones que hayas realizado y al finalizar ese tiempo, te las cobrarán todas a la cuenta a la que esté asociada la tarjeta.

Por lo tanto, puedes gastar hasta una cantidad limitada de dinero a crédito, pero deberás tener ese dinero en la cuenta para pagar cuando te lo cobren. Si no, el banco te comenzará a cobrar intereses. Los intereses que se cobran vienen establecidos en las condiciones a la hora de firmar el contrato de la tarjeta y es muy variable.

tarjeta-credito

Algunas tarjetas de crédito tienen un gasto mínimo. Esto significa que el banco en que la tengas te obliga a gastar todos los meses una cantidad con esta tarjeta o te cobrarán por el mantenimiento de la tarjeta. Otros directamente cobran el servicio sin que se establezca lo que tienes que gastar. Tienes que estar al tanto de los tipos de tarjeta y las condiciones que tiene cada una de ellas.

Cómo funcionan los créditos: ventajas y desventajas

Los créditos funcionan como los que se solicitan para comprar un auto, por ejemplo, aunque no como el del pie o dividendo, ya que en este caso hay que pagar intereses extra.  En un crédito se solicita una cantidad de dinero, y se fija un tiempo máximo para devolverla. A partir de ahí se determina una cuota mensual en la que se vaya devolviendo el monto prestado por el banco, junto con los intereses correspondientes.

No hay dos créditos iguales, por lo que no se pueden establecer unos intereses fijos. Dependerá de la cantidad solicitada, el tiempo para devolverlo, y la situación del solicitante en cuanto a ingresos y gastos mensuales. En líneas generales, mientras menor sea el tiempo que tardes en devolverlo, menores serán los intereses.

Otro punto a considerar en los créditos es que depende de las condiciones que establezca el banco tendrás una serie de castigos o no.

Tarjetas VS créditos

Ahora, ¿cuál es la mejor opción? Como todo en la vida dependerá de la situación. Si se trata de un gasto puntual por una compra inesperada, y vas a recibir tu sueldo luego, puedes optar por la tarjeta de crédito. Sin embargo, siempre es aconsejable contar con buenos hábitos de ahorro si es posible. Para gestionar tu economía de forma automática y ver tus gastos mensuales de una sola vez te puede servir mucho la app de Fintonic. Será como tu asesor financiero y te permitirá ir aumentando tu colchón económico para cubrir gastos imprevistos.

prestamo-2

Sin embargo, si quieres adquirir un bien de un valor mayor, y estás pasando por un momento económico más delicado, o has tenido más gastos de lo normal que están desequilibrado tus cuentas, la mejor opción será solicitar un crédito. De esta manera no te agobiarás todos los meses para pagar tu tarjeta. Además, así no podrás vivir nunca al día, ni ahorrar y tener hábitos de ahorro. Por esto, en caso de que necesites esa inyección de dinero que te ayude a mantener tu vida y a poder organizar tus finanzas de nuevo, puedes solicitar un crédito.

Antes de solicitarlo es importante que conozcas tu capacidad de endeudamiento.

¿Que piensas?