Estuviste mucho tiempo ahorrando para las vacaciones y ¡lo lograste! Disfrutaste y lo pasaste bien, pero ahora es tiempo de volver a casa y a la rutina, y con esto no sólo nos referimos al trabajo, sino también al ahorro.  ¿Qué hacer en esta oportunidad? ¿Cómo enfrentar un nuevo desafío? Anímate con estos consejos.

1- Define una nueva meta rápidamente

No dejes que ahorrar, igual que cuando le pones pausa a tu música o cualquier cosa en tu vida, porque el tener el ahorro como un hábito es algo muy importante, te ayuda a organizar bien tu presupuesto y a sobre todo disfrutar mucho más de ese placer de saber que te esforzaste mucho para conseguir eso que tanto querías.

Piensa que si ya lo hiciste una vez, por qué no otra. Así es que ahora empieza a ponerte las pilas con tu nueva wish list, para que vayas con todo por tu nuevo sueño.

2- Busca una buena motivación

Sigue el hashtag en Instagram del lugar a donde quieres viajar, o pega en tu refri alguna foto para motivarte. Es algo simple, que junto con tus esfuerzos financieros te dará fuerzas para seguir adelante, te servirá como una forma para no tentarte a gastar por eso que no necesitas y hará crecer tus ahorros.

3- Busca panoramas en tu destino

En “San Google” podemos encontrar información de todo tipo. Basta con que teclees tu destino y ya van a aparecer un montón de lugares a los que puedes ir. Organizar con tiempo tu viaje también te ayudará a saber cuánto tienes que ahorrar. Además, si ya tienes un itinerario puedes aprovechar los múltiples free tours (que da la gente local para mostrar sus lugares a los turistas sin costo o a un costo muy bajo) o los primeros días del mes, en donde en muchos países los principales atractivos turísticos son gratis o más baratos.

Seguro que después de esta búsqueda te vas a convertir en tu propio agente de viajes sin costos de gestión.

Apóyate en Fintonic para lograr tus objetivos, sincroniza tus movimientos, revisa cada vez que quieras tu informe semanal o mensual para que estés siempre atento/a a todos esos gastos que no son necesarios y que puedes reducir.